Con moderación

Aunque la cafeína se percibe a veces como un ingrediente negativo, no lo es si se toma en su justa medida. Lo recomendable es no pasarse de las 4-5 tazas de nuestro café expreso al día. «A partir de ahí es cuando pueden aparecer efectos perjudiciales sobre el sistema nervioso, palpitación, taquicardia, insomnio y aumento de la presión arterial», advierte el doctor De la Figuera. En cualquier caso, las cantidades también dependen de cómo metaboliza cada persona la cafeína.

Pese a que esta sustancia aumenta la frecuencia cardiaca y puede elevar de forma puntual la presión arterial, «no existe motivo alguno para que un hipertenso bien controlado no pueda tomar café. Cualquier sujeto que sea hipertenso o padezca alguna enfermedad cardiaca puede tomar, en principio, hasta 4 o 5 tazas de café, puesto que no se ha podido evidenciar nunca su carácter nocivo en relación a la patología cardiovascular», apunta el doctor Enrique Galve, miembro de la Sociedad Española de Cardiología(SEC).

A pesar de los efectos beneficiosos del café, se desaconseja su consumo«en niños menores de ocho años, en personas con trastornos neuropsiquiáticos, en los que el consumo pueda desencadenar ansiedad, crisis de pánico o insomnio; y en algunos pacientes que siempre están con taquicardias», apunta De la Figuera. (España)

 

Fuente: http://www.abc.es/sociedad/20150126/abci-beneficios-cafe-salud-201501231658.html

Captura de pantalla 2016-01-13 a la(s) 3.23.22 p.m.